Si los novios lo quieren y lo desean pueden realizar el reportaje postboda, cuyas imágenes son frescas e informales. Estas sesiones, posteriores al día del esperado acontecimiento suelen realizarse unos días después de la boda o a la vuelta del viaje de novios.

En el reportaje postboda, también conocido Trash the Dress (destroza el vestido), los novios llevan puesto el traje de boda. La idea principal de estas sesiones es que la pareja interactúe con el lugar donde se realice la sesión, ya sea en la playa, la montaña, en una casa abandonada o en la propia ciudad, con el objetivo de manchar y destrozar (no siempre debe ser así) el vestido de la boda. Así pues, podríamos decir que es una sesión fotográfica muy especial, ya que consiste en buscar imágenes menos encorsetadas y más originales donde la imaginación y la creatividad son esenciales.